Ursulina Cantoni - 30 María Eva Ursulina Cantoni
Perdón... voy a hablar de mí... no me queda otra que insertarme en esta historia, es el momento. Me relataron que vi la luz a las nueve horas, después de varias horas de dolor y sufrimiento de mi pobre madre -atendida por mi padre y por quien sería mi padrino, el Doctor Miguel Bracco.

"... Federico te lavó, con agua corriente del canal, que expresamente hizo traer y hervir... para que te fortaleciera para la vida..."
Esta siempre ha sido una tradición de los valles cordilleranos para el momento de los nacimientos, una especie de "bautismo criollo": había que sumergir al recién nacido antes de los cinco días, en agua de acequia o canal, que no fuese estancada sino corriente -en dirección oeste-este-. Al parecer, antiguamente, se le daba un valor altamente simbólico a esta práctica cultural montañesa. Antropológicamente, este ritual se denomina "bautismo de aguas", y constituye una de las aproximadamente veinte formas de compadrazgo existentes en la tradición andina. Otras formas de parentesco ceremonial se constituyen en el primer corte de pelo, el primer corte de uñas y otras ocasiones representativas del niño, para las que se le instituye un padrino. Mi padre, hombre consustanciado con la tierra y sus tradiciones, no pudo abstenerse de este rito. Eso sí, no hubo más padrinos que los del bautismo católico, que fueron el Doctor Miguel Bracco y su esposa, Doña Angélica García.
Corría el día 30 de agosto de 1944 y siendo las nueve de la mañana llegué al mundo.
¿Qué tal? El día 30 de agosto:
* El día de las tormentas, día de Conmemoración de
*Santa Rosa de Lima (patrona de América)15,
del año del Terremoto (1944),
*hija de Federico Cantoni.
¡Siempre digo que bien modosita he salido! Me llamo: María Eva Ursulina Cantoni:
- María, nombre sagrado, madre de Jesús y de todos los hombres... nombre de la madre de Doña Ursulina, quien sólo pidió dos cosas: que me llamara María como su madre, ya que ella no tuvo hijas para llamarlas así; y que no me llamara Rosa (porque algunas pueden tener espinas).
- Y me llamo Ursulina, ¿quién podría dudarlo? Por ser la hija del primogénito (más aún después de que la primera nieta, hija de Aldo, no se llamaba Ursulina).
Lo cierto es que íbamos bien con el María Ursulina pero advirtieron el posible disgusto de mi abuela materna y me llamaron Eva. Así quedó María Eva Ursulina.
Hago hincapié en estas decisiones, pues mi nombre no tiene "influencia" del de la Señora de Perón, muy a la palestra en esos días en que, junto al Coronel, organizaba la ayuda -nacional e internacional- que Buenos Aires enviaría a San Juan, para mitigar en algo la situación de la provincia.
Son mis nombres pues, el homenaje de mis padres a mis dos abuelas. Cada una iba a ser un manantial de ternura y sostén para mi formación. De cada una tengo improntas, de cada una llevo su nombre.

  

Volver al Inicio

Hacedores

Debe haber algo en la geografía de San Juan que permite el
milagro de forjar hacedores, hombres y mujeres capaces de pensar
con mente abierta, sin ceñirse a dogmas cerrados, aunque sí a
objetivos innegociables: que el pueblo de San Juan crezca, se
desarrolle y aporte entonces, al engrandecimiento de la Argentina
toda. Así lo soñó Sarmiento y lo hizo. Así también lo imaginó
Federico Cantoni y lo concretó.. Araceli Bellota

1er Voto Femenino

Domingo Faustino Sarmiento,
valorizó a la mujer como participe del desarrollo de un país. Así
también lo entendio Cantoni completando la obra, en
1927, abriéndoles la puerta del sufragio provincial. Fue también
en esta provincia donde resultó electa la primera diputada de
América Latina, Emar Acosta.. Araceli Bellota

Historico

"Cantoni y el Bloquismo" bien pueden ser considerados como un eslabón clave en el proceso histórico de lo que suele denominarse en la Argentina “pensamiento nacional y popular”. Una suerte de pasaje natural entre el radicalismo y el peronismo naciente, incluso anticipandose al 17 de octubre de 1945 en más de dos décadas, cuando en 1923 presentó su candidatura desde la cárcel, y el pueblo sanjuanino lo rescató, llevándolo desde la celda hasta el mismo sillón de Sarmiento
Araceli Bellota
.