Federico Cantoni - 50 El desafío político.
Corría el año 1982, terminaban las sombras de los gobiernos de facto. La democracia se acercaba a pasos agigantados. Se convocó a la reorganización de los partidos políticos, ante el inminente llamado a elecciones.

Yo tenía 38 años, y mucha energía para dar... Tiempo atrás,
había renunciado al magisterio para dedicarme sólo a mi hogar y
mi familia. Nuestro matrimonio y nuestros cinco hijos, se
afianzaban en su crecimiento. Daba frutos mi siembra, y también
la de Ernesto, a cargo de las propiedades. Teníamos un buen pasar,
y jamás tuvimos ambiciones desmedidas.
Quería hacer más aún, no me bastaba mi participación activa
en entidades no gubernamentales como LALCEC (Liga Argentina
de Lucha Contra el Cáncer), CAREM (Comisión de Amigos para
la Reeducación del Educando Minusválido), y AMNPyA
(Asociación de Mujeres de Negocios, Profesionales y Afines).
Ahora se daban los tiempos de encarar otro desafío, más en
estas circunstancias que se vivían, por fin, en nuestro país...
Demócrata a ultranza, me "picaba" la pasión política, el gen estaba...
¡Quería trabajar en el Partido!
La decisión surgió de golpe, y se la transmití a mi azorada
madre, que me rogó que no lo hiciera, que me harían la vida
imposible... que, en todo caso, convocáramos a un grupo de amigos
cantonistas que me acompañaran... y yo... ¡NADA!
Mi soberbia juventud me dio las fuerzas, y muy resuelta,
llegué al local de España y Laprida, donde se "cocinaba" la
reorganización partidaria.
Al llegar, me encontré con dos correligionarios conocidos:
Juan Antonio Díaz Lecán, que me predijo: "ojalá tengas piel de
paquidermo, para poder soportar el devenir". También estaba Wbaldino
Acosta, esposo de la querida Teresita Zapata, que me acompañó a
donde estaba la cúpula reunida.
No fue nada fácil... Torpe de mí, como buena humana,
tropezar dos veces con la misma piedra: pretender sentirme "como
en casa", cuando estaba ocupada por otros... siendo la hija del Jefe
fallecido... después del juicio que mostró las intenciones de la
familia de quien ocupó la vacancia política...
Sin embargo, me dediqué a trabajar con la pasión de los locos
y de los ingenuos. Siempre rindiendo el doble examen de ser mujer
y de ser Cantoni.
* * *
El Bloquismo ganó las elecciones del 83.
Fui designada Subsecretaria del Menor y la Familia, ante la
negativa experiencia jachallera, en donde me mandaron "al
muere"...
Fue la mano de Dios, porque realmente me encantó mi
trabajo en el Poder Ejecutivo Provincial. Era responsable de
supervisar la atención de la gran familia en riesgo de la provincia.
Mi área abarcaba:
* Dirección de Protección al Menor.
* Dirección de Discapacitados.
* Dirección de Presos, Liberados y Excarcelados.
* Hogar de Ancianos.
Trabajamos duro. Mas allá de la atención cotidiana de víveres
y enseres, se implementaron novedosos programas:
* Diversificación de los grandes Institutos de internación
de menores, reemplazándolos por "familias sustitutas".
* El menor en la calle y la reglamentación de su trabajo
(en horarios no escolares), en centro de grandes
actividades de los mismos (ej: la feria), fueron éxitos
rotundos.
* Se promocionó el diálogo permanente con los
organismos no gubernamentales que trabajan en pro
de los seres con capacidades diferentes. Se logró
implementar el transporte gratuito, y varias salidas
laborales como: Estacionamiento Medido, entrega de
quioscos para su atención, micro emprendimientos
laborales.
Agradezco la colaboración valiosa de los Directores de Áreas:
Rosa M. de Mallea - Dr. Rolando Coria Quinteros - Dr. Carlos
Coria Peñate y el recordado: Dr. Federico Jácome.
***
Al cumplirse un año de gestión, entendí que en ese ámbito
puramente asistencial, era necesario pensar en la prevención de la
familia. Y qué mejor que tomar como punto de referencia a la
mujer, que desde siempre fue su núcleo natural.
Esta motivación, coincidía con mi inquietud de género, y
con el desafío de encarar y proseguir, una de las tantas sendas
abiertas por mi padre.
Así se gestó el espacio Mujer-Familia, cuyo objetivo era lograr:
la participación, plena y responsable, de la mujer (52% de los
recursos humanos de la provincia) en todos los ámbitos, públicos
o privados, y en igualdad de condiciones con el varón...
En 1986 se concretó mi iniciativa, y se creó el Departamento
Mujer - Familia. Fue el impulso alcanzado en su accionar, la esencia
de su recategorización: en Dirección, en 1987. Más tarde se
convertiría en Subsecretaría, durante el gobierno de Gómez
Centurión. Naturalmente, estuve a cargo en todos los casos.
Los programas de acciones fueron innovadores, como
correspondía a un espacio de mujer, nada más ni nada menos
que en San Juan, provincia pionera en el Sufragio Femenino42.
Se conformó la red federalista provincial, integrada por dos
Consejos: Provincial y Consultor. El primero nucleaba las delegadas
de los 19 departamentos provinciales. El segundo estaba constituido
por las comisionadas de organizaciones no gubernamentales, que
atienden a la familia sanjuanina, y algunos sindicatos y mutuales.
Con esta Red se programaron e implementaron las acciones
requeridas "in situ". Se crearon:
* Centros de Acción Familiar (CAF), de capacitación a
la mujer.
* Guarderías infantiles.
* Clubes de la tercera edad.
Se concretaron módulos itinerantes sobre:
* Mujer - Salud
* Orientación e información
* Charlas y grupos de autoayuda
Se previno y se trató:
* La violencia doméstica, con sus módulos de trabajo:
* Consultorio Psico - Socio - Legal (con personal
idóneo)
* Línea telefónica gratuita (de recepción y asesoramiento
de denuncias sobre violencia familiar).
* Primera Comisaría de la Mujer, convenio entre la
Subsecretaría y la Policía de San Juan, que autorizó el
traslado de la Brigada Femenina a una comisaría sita
enfrente de nuestro lugar de trabajo: La Casa de
Gobierno. Su rasgo distintivo fue la preocupación y
atención de la violencia familiar.
Se gestaron micro emprendimientos productivos, a manera
de módulos cooperativos.
Se creó, por un convenio con la Facultad de Ciencias
Sociales, la "Primera Cátedra Libre" en la Universidad Nacional
de San Juan, primera en el país, destinada a capacitar, el primer
año, sobre "Condición de Mujer" y el segundo sobre "Mujer y
Participación".
Agradezco a cada colaboradora que dignamente, ayudó en
la tarea.
* * *
Paralelamente a mi gestión como Subsecretaria, colaboré en
otros espacios de participación de la mujer: presidí el Comité de
Cooperación de la CIM (Comisión Interamericana de la Mujer)
de la OEA.
En mi aprendizaje y entrega, seguí mi lucha, trascendiendo
las fronteras provinciales. Designada Miembro Titular del Consejo
Federal de la Mujer, fui nominada por mis pares de las provincias
restantes, a ocupar la Vicepresidencia del Consejo Coordinador
de Políticas Públicas para la Mujer, cargo al que fui designada por
el ex Presidente de la Nación, Dr. Carlos Saúl Menem.
Fue a través de este Consejo Nacional, que se unificaron las
políticas públicas sobre la Familia Argentina.
Los años como funcionaria en el área social de la provincia,
fueron fructíferos en acciones y dinamismo. Los disfruté para
provecho provincial.
***
Con más razón, fue muy de mi agrado la Comisión de seis meses
en la Casa de San Juan, en Buenos Aires. Mi misión fue, nada más y
nada menos, que organizar los actos pertinentes a la Conmemoración
del Centenario de la Muerte de Domingo Faustino Sarmiento, que
siempre fue un destello de admiración y guía de mi vida.
¡Qué no hicimos con el invalorable Doctor Juan Mariel
Erostarbe, para prestigiar el recordatorio! A él mi gratitud permanente.
Al ex-gobernador de la Provincia Dr. Jorge Ruiz Aguilar, que nos apoyó
en el desafío, el reconocimiento síncero a su querida memoria.
Éramos como un torbellino, como un Zonda sanjuanino:
desde limpiar su tumba (ante la cual rendimos honores), hasta la
lucha que terminó con la entrega, por parte del Gobierno Nacional,
de la casa que había pertenecido al prócer (en calle Sarmiento al
1300). Desde aquella misión nuestra, funciona allí la Casa de
San Juan en Buenos Aires, inaugurada el 11 de setiembre de
1987, donde se inició el año Sarmientino.
Rescatamos, redecoramos, e instalamos: una muestra
geológica de nuestra provincia, en la plazoleta que lleva su nombre,
y que luce orgullosa en la Avenida 9 de julio, frente al Teatro Colón.
Nos ocupamos de su casita veraniega en el Delta del Paraná
(en el Tigre), de la solemne misa en el Pilar acompañada por el
Coro Universitario de San Juan, dirigido por el Maestro Juan
Argentino Petrachini.
También se lució la muestra plástica de artistas locales, del
Departamento de Artes de la UNSJ y Museo Tornambé: Leonor
Carrieri - Eneida Rosso - Beatriz Dorgan.
No faltó la muestra de productos manufacturados
sanjuaninos, que concretamos en el Centro Cultural Recoleta.
Fue también en los jardines (frente a la Iglesia del Pilar y al
Centro Cultural Recoleta) donde se realizó el soberbio desfile de
autos y vestimentas de época, que fueron coordinados por Susana
Quiroga de Benvenuto.
P a r t i c i p a r o n activamente, con supresencia, las otras Casas
de Provincias. Fundamentalmente, logramos, a través de
nuestro prócer, mostrar San Juan en elesplendor merecido de
este magno recordatorio.
Después, el gran cambio... ¡El Poder Legislativo! Fui elegida
por el voto popular como Diputada Provincial por el período 1992
- 1995.
Conteste a mi afán de lucha, seguí con la promoción y
prevención del núcleo familiar como norte y guía de mi mandato.
Son frutos de mis iniciativas:
* La modificación del Reglamento Interno de la
Cámara de Diputados, creando la Comisión
Permanente de Familia, de la que fui su Presidenta.
* Ley de creación, dentro del ámbito legislativo, de otra
Red Federalista, nucleada en la creación del Consejo
de Familia.
* Ley de Adhesión a la Convención de Eliminación
de toda forma de Discriminación contra la Mujer.
Fueron muchas las iniciativas que nutrieron mi accionar
legislativo. Fundamentalmente, las de la modificación del Código
de Faltas de la Provincia. Se pudo limitar la permanencia de
menores en locales nocturnos, el consumo de alcohol y otras
contravenciones (nunca se cumplió).
Fueron muchos ahíncos. Algunos alcanzados, como el
Ahorro Forestal Voluntario. Otros intentados: regulación sobre
animales sueltos en la Ruta 40, señalización de la Avenida de
Circunvalación con su verdadero nombre: Dr. Federico Cantoni
(ley 5318, año 1984, todavía hoy no se ha señalizado como
corresponde en todo su recorrido).
Otros quedaron "durmiendo el sueño de los justos", por la
falta de apoyo dentro de mi mismo Bloque.
La lucha fue ardua.
Pero estoy conforme con lo actuado. Lógicamente, me
hubiera gustado que se sancionara todo lo presentado, y que se
cumpliera todo lo sancionado. Pero es obvio que en la práctica,
muchas leyes quedan sin ejecutar.
Fue mi gran orgullo ser designada Coordinadora General
de la Provincia de San Juan ante la Bicameral de la No
Discriminación de la Mujer, en el Congreso Nacional.
Trabajé e integré El Primer Pacto Legislativo de Integración
del Nuevo Cuyo; igualmente en la Comisión de Medio Ambiente
de la Cámara de Diputados.
***
Pero sin lugar a dudas, el "broche de oro", o "del escándalo",
fue conseguir la sanción de la vulgarmente conocida como Ley de
Cupo, en lo atinente al "Registro de candidatos y pedidos de
oficialización de listas" (Código Electoral Provincial).
Ley 6515, sancionada el 13 de octubre de 1994 y promulgada
- publicada en el Boletín Oficial, el 8 de noviembre.
"... Las listas que se presenten, deberán incorporar
mujeres, en un mínimo del treinta por ciento (30%) de
los candidatos a los cargos a elegir. No será oficializada
ninguna lista que no cumpla con este requisito".
Hubo toda clase de especulaciones y críticas:
* O de la oposición de aquellas pocas mujeres que ya
estaban en el poder, y querían seguir siendo "las
únicas".
* O comentarios despiadados, de las que pretendían más
que el 30%, que fuera el 50%, y "en condiciones y
proporciones de ser electas", ¡un disparate!
* O hasta un medio de prensa, que llegó a expresar que
"la diputada Cantoni limita la participación de la mujer a
un 30%".
¡¡¡Patrañas!!!
Lo cierto es que lo logramos, y fue un gran triunfo para todas
las mujeres sanjuaninas, sin distinción de su color político.
Yo considero que es "discriminación en positivo"... "para abrir
caminos, a modo de punta de lanza". Es para incentivar la participación
efectiva femenina, y que los partidos políticos se acostumbren a
compartir los espacios representativos, dejando de lado su machismo.
"... No se trata de una gran revolución a nivel social, sino
de millones de revoluciones internas, en la búsqueda de armonía
y equilibrio..."
Nunca recibí el apoyo de las propias beneficiadas... sólo
"peros"... Pero, debo ser una de las pocas mujeres que, en San Juan
y en política, trabajó para beneficio de su género. Y la única que
impuso espacios "de y para la mujer y la familia" en los poderes
provinciales... Aunque ya no participe en política, tengo la satisfacción
de que hoy, en el 2007, todas "aplauden a la ley". Cada vez hay más
mujeres en las listas a los cargos a elegir... ¿Por su valía y capacidad?
¡Sin duda! Pero también esta ley los "obliga" a hacerlo.
En el orden nacional ya existía. Sino, ¿por qué Graciela
Caselles? (en el único lugar que cedió el Frente para la Victoria en
esta ¿alianza? con el Bloquismo). Será en el tercer lugar... pero ¡tenía
que ser una mujer! Y eso me encanta, aunque haya trabajado sólo
para otras. Eso sí: no perdono el no reconocimiento del Partido
Bloquista, primer obstáculo que debí salvar para lograrlo y
conseguir que siempre sea nuestro Partido pionero en pro de la
Mujer Sanjuanina.
Yo agradezco a Dios sus fuerzas, y a mi familia su paciencia,
para poder lograr concretar lo relatado. Tenía en mi contra una
consigna marcada... "hasta aquí llegó"...
Además, fue un triple sacrificio personal: el de ser mujer, ser
Cantoni (en otra época), y el de desesperar con los "círculos",
"entornos", "enrosques" y "trenzas" necesarios para concretar
cualquier iniciativa.
No me gustó el Poder Legislativo.
Fui, no obstante, el más leal soldado partidario. Hasta voté
disciplinadamente por la disolución del tan necesario Agrovitícola,
y en la bochornosa "NOCHE DE LOS SENADORES" (eso sí, lo
hice con todo el dolor de mi alma, por disciplina partidaria,
atendiendo al sabio consejo del señor de la política: Dr. Pablo
Ramella, quien me decía: "Bloquismo... de la unión del Bloque").
¿Qué coseché? Lo anunciado por mi madre: "si te advierten
valiosa, te sacarán de encima".
No sé si fue por eso, pero lo cierto es que de un día para el
otro, "entre gallos y medias noches", y "de un plumazo", me
"limpiaron" del Comité Central. Fue una hábil maniobra que,
lógicamente, me "pudo": yo misma me retiré de mi propio
Partido.
Este hecho concreto (sabían del orgullo que me daban el
linaje y el trabajo cumplido) dolió largo tiempo. Nunca me sentí
despechada. Sí traicionada.
Sin embargo, reconozco que la satisfacción del justo llega...
no se puede doblegar a la Justicia Divina...
Sin mediar estos hechos, hubiera seguido postergando mi
vida, mi familia, mis viajes, este libro.

      

      

Volver al Inicio

Hacedores

Debe haber algo en la geografía de San Juan que permite el
milagro de forjar hacedores, hombres y mujeres capaces de pensar
con mente abierta, sin ceñirse a dogmas cerrados, aunque sí a
objetivos innegociables: que el pueblo de San Juan crezca, se
desarrolle y aporte entonces, al engrandecimiento de la Argentina
toda. Así lo soñó Sarmiento y lo hizo. Así también lo imaginó
Federico Cantoni y lo concretó.. Araceli Bellota

1er Voto Femenino

Domingo Faustino Sarmiento,
valorizó a la mujer como participe del desarrollo de un país. Así
también lo entendio Cantoni completando la obra, en
1927, abriéndoles la puerta del sufragio provincial. Fue también
en esta provincia donde resultó electa la primera diputada de
América Latina, Emar Acosta.. Araceli Bellota

Historico

"Cantoni y el Bloquismo" bien pueden ser considerados como un eslabón clave en el proceso histórico de lo que suele denominarse en la Argentina “pensamiento nacional y popular”. Una suerte de pasaje natural entre el radicalismo y el peronismo naciente, incluso anticipandose al 17 de octubre de 1945 en más de dos décadas, cuando en 1923 presentó su candidatura desde la cárcel, y el pueblo sanjuanino lo rescató, llevándolo desde la celda hasta el mismo sillón de Sarmiento
Araceli Bellota
.