- 10 Don Fico vuelve a la Gobernación.
Federico Cantoni obtuvo su segunda Gobernación por el 70% de los votos. Pero este período diferiría lamentablemente de los otros dos anteriores. Razones externas al cantonismo lo hicieron diferente: la crisis económica internacional de 1929 (provocada por la histórica caída de la Bolsa de Valores de Wall Street); la crisis local producto de cuatro años de descuido y malversaciones (entre la Intervención a Aldo y la elección de Federico), y una relación "particular" con el Presidente Justo, hacían muy difícil repuntar a San Juan.

Con la celeridad y energía que lo caracterizaban, Cantoni
recuperó el programa político-económico del Bloquismo y lo puso
en acción, incluso antes de llegar al poder: en los meses que
separaron la elección de la asunción, hubo un gobierno interino
leal al Bloquismo, en el que se pusieron en marcha varios de los
proyectos de Cantoni. Entre ellos el seguro contra granizo.
Tuvo que suceder tan grande crisis para que los gobiernos
del mundo occidental entero tomaran medidas como ya una década
atrás había tomado Cantoni. Incluso Agustín P. Justo, que no se
lo puede calificar de populista, dejó de lado el "Estado Gendarme"
para comenzar a darle una fuerte intervención y participación al
Estado en lo económico y además en lo social.
Este tiempo merece una explicación minuciosa, puesto que
se desencadenó la ruptura política de San Juan con la Nación.
La fecha tradicional (y legal, según decretos de 1923) de
asunción de los gobernadores en San Juan era el 12 de mayo. Sin
embargo, el Gobierno Provisional de la Nación estableció el 12 de
febrero como fecha en la que Cantoni recibiría la gobernación:
dos días antes de la asunción presidencial. Cantoni se opuso, y se
estableció un Gobierno Provisorio a cargo de Sigifredo Bazán-
Smith, que acataba las órdenes de Cantoni.
Esta situación, la táctica Nacional de que Cantoni asumiera
antes que Justo, tenía una razón de ser: por un lado, la Nación
pretendía esquivar su obligación de sanear el presupuesto
provincial, seriamente mancillado por las Intervenciones. Por otra
parte, la alianza con el flamante gobierno nacional conllevaba la
oportunidad de trasladar, a través del Ministerio de Obra Pública,
el plan de acción del Bloquismo al plano nacional. Pero la lealtad
del Presidente no llegaría nunca: la Nación no tenía intenciones
de mantener su alianza con Cantoni.
Defraudado, Don Fico asumió su cargo en el Poder Ejecutivo
y se puso a trabajar, como siempre, con todas sus fuerzas. San
Juan salía de a poco de una crisis en muchos planos. Cantoni fue
tolerante, pero en época de crisis y desempleo debía sostener sus
principios y optar por la Justicia Social. Así, extrajo el
presupuesto provincial con impuestos a la producción y los dedicó,
prioritariamente, a la Obra Pública, determinación que le sirvió
para palear la situación laboral de los más necesitados.
-Se construyo el parque Rivadavia, hoy Federico Cantoni -
generando cientos de puestos de trabajo.
-Se edificaron numerosos barrios de costo accesible para los
obreros del estado.
-Se ejecutó la Ley del Lote Hogar (entrega de lote y materiales
para la construcción de una vivienda digna).
En otro orden de metas, también en 1932, se fundó la Escuela
Normal de Maestras del Hogar Agrícola (dedicada a la
capacitación de maestras rurales).
-También se fundó la Colonia Escuela Para Niños Débiles que
funcionó en el edificio que hoy alberga el neuropsiquiátrico de
Zonda, siendo su primera directora: Doña Margarita Mugnos
de Escudero, madre del poeta sanjuanino Leónidas Escudero.
-Se creó la Bodega del Estado, desde la cual el Estado protegió
a los viñateros de las arbitrariedades de los bodegueros, se
incrementó la producción y se mejoró la calidad de los vinos.
La crisis vitícola llevó a diversificar aún más la producción,
lo que generó nuevos impuestos -a la cebolla, a las pasas y a las
frutas secas-. Lamentablemente, la Azucarera de Cuyo, enorme
proyecto productivo, sufrió mucho la crisis y enfrentó, después
de ceder ante las presiones de los azucareros, su cierre final en
1934 (recordemos que el proyecto de Cantoni pretendía romper
con la hegemonía de la producción azucarera, dejando de lado la
caña y poniendo en el centro a la remolacha). Solo quedan ruinas.
Se activó la Marmolería del Estado, un proyecto que
apuntaba a la activación de una explotación mineral prácticamente
ignorada, a proveer al Estado de materiales de construcción a bajo
costo, y a la rehabilitación de los presos de la provincia.
La administración no fue fácil, sobre todo por el contraste
con los tiempos de abundancia que caracterizaron los dos períodos
bloquistas anteriores. Cantoni se mantuvo fiel a su electorado, la
clase más humilde de la provincia. Pero la situación era muy dura,
entre otras razones, por el despilfarro y el abandono de todos los
proyectos concretados en las gestiones Cantoni a manos de los
gobiernos "intermedios" (entre 1928 y 1932). Un ejemplo de esto
fue la Colonia Fiscal de Sarmiento, prácticamente abandonada.
Federico Cantoni heredó en su último gobierno una
provincia vaciada, hambreada, en crisis. Todos sus intentos, de
reflotar viejos logros y de brotar otros nuevos, no pudieron detener
lo inevitable.
La oposición, que había quedado sin representatividad en el
Poder Legislativo, mientras tanto, aprovechaba para proyectarse a
nivel nacional con denuncias y pedidos de intervención (que todavía
no obtenían respuesta del Gobierno Nacional). Se basaban en los
altos impuestos, en el seguro obligatorio contra granizo, en el
reordenamiento general de la riqueza que los perjudicaba
enormemente. Se preparaban en los ámbitos públicos para
derrocar a los Cantoni a cómo diera lugar.
La Intervención no llegaba. Justo no se arriesgaba a caer en
los antiguos métodos del radicalismo, pero tampoco pretendía
dejar a Cantoni en el poder.
La situación llegó al límite, y el 21 de febrero, Federico
Cantoni fue baleado en la puerta de la Casa de Gobierno por
francotiradores apostados en diferentes edificios pertenecientes a
los conservadores. Recibió un tiro en la cabeza y otro en la pierna.
Se salvó gracias a Juan A. García Córdoba, Secretario Privado de
la Gobernación, que lo llevó hasta la casa del Dr. Alfredo
Rodríguez, conocido médico, opositor de Cantoni. Nadie imaginó
que estaría allí, y los revolucionarios no lo encontraron.
El Jefe de la Policía, que lo acompañaba, murió instantáneamente.
Inmediatamente estalló la revolución. Aldo Cantoni, que organizaba la
defensa desde el edificio del Poder Ejecutivo, intentó comunicarse con
el Ejército, pero los teléfonos de la Casa de Gobierno habían sido
intervenidos.
Nunca pudo establecerse la complicidad de La Nación. Lo
que sí es cierto es que Juan R. Jones (Jefe de la Cuarta División del
Ejército con asiento en Marquesado, "veedor" de la situación con
órdenes directas de Justo), esperó ocho horas para autorizar la
intervención de las Fuerzas Armadas. Y cuando lo hicieron, fue
para "hacerse cargo del gobierno hasta que las cosas se calmaran".
Nada más.
Después del atentado, Federico Cantoni fue trasladado a
Mendoza. Esta vez, la Nación misma, con quien había estado aliado,
se puso en contra de su regreso al gobierno. Después de la
Intervención de Ismael Galíndez, los conservadores retomaron el
poder, derogaron muchos de los decretos de Cantoni (la obra
pública volvía a ser financiada por el gobierno nacional, dejando a
los bodegueros libres nuevamente de impuestos). Recuperaron su
programa: el empobrecimiento de muchos, el enriquecimiento de
pocos, la libertad en el comercio (libertad de cobrar y pagar a gusto),
la persecución y la violencia legalizadas.
Así terminaba la intensa obra de los Cantoni, atravesada
por la sangre y la controversia, generadora de enormes pasiones
populares. Una obra aluvional: sólo seis años de gobierno
bastaron a los Cantoni para dejar una impronta indeleble en su
provincia. Sólo seis años bastaron al padre de los pobres, médico,
"gringo y gaucho", para convertirse en el indiscutido Hacedor
del San Juan del siglo XX.


    

Volver al Inicio

Hacedores

Debe haber algo en la geografía de San Juan que permite el
milagro de forjar hacedores, hombres y mujeres capaces de pensar
con mente abierta, sin ceñirse a dogmas cerrados, aunque sí a
objetivos innegociables: que el pueblo de San Juan crezca, se
desarrolle y aporte entonces, al engrandecimiento de la Argentina
toda. Así lo soñó Sarmiento y lo hizo. Así también lo imaginó
Federico Cantoni y lo concretó.. Araceli Bellota

1er Voto Femenino

Domingo Faustino Sarmiento,
valorizó a la mujer como participe del desarrollo de un país. Así
también lo entendio Cantoni completando la obra, en
1927, abriéndoles la puerta del sufragio provincial. Fue también
en esta provincia donde resultó electa la primera diputada de
América Latina, Emar Acosta.. Araceli Bellota

Historico

"Cantoni y el Bloquismo" bien pueden ser considerados como un eslabón clave en el proceso histórico de lo que suele denominarse en la Argentina “pensamiento nacional y popular”. Una suerte de pasaje natural entre el radicalismo y el peronismo naciente, incluso anticipandose al 17 de octubre de 1945 en más de dos décadas, cuando en 1923 presentó su candidatura desde la cárcel, y el pueblo sanjuanino lo rescató, llevándolo desde la celda hasta el mismo sillón de Sarmiento
Araceli Bellota
.