Ursulina Cantoni - 23 Cómo conocí a Federico.
"Lo conocí desde pequeña en su accionar, porque los hermanos Federico y Aldo Cantoni fueron muy amigos de mi madre, que vivía transitoriamente en la calle 9 de julio, en casa de su tío, el Coronel Domingo Yánez. Justo enfrente funcionaba La Reforma. Federico y mi madre eran de la misma época (mi madre nació el 13 de diciembre de 1890 y Federico el 12 de abril de 1890). Se forjó entre ellos una amistad perdurable.

Federico regresa a San Juan en 1913 con su título de médico. Regresa con la calidez humana que lo caracterizaba; imbuido por las charlas mantenidas con la Doctora Alicia Moreau de Justo "sobre la miseria en que vivía la gente desprotegida del país". Regresa para ser testigo directo de la indigencia que aquejaba a la clase trabajadora de su provincia. Ya en el Cantoni médico de los pobres, se gestaba el Cantoni fundador del Partido Bloquista, el "Padre de los Pobres", como lo tildaron sus comprovincianos. Cuando empezó a visitar los departamentos, en Jáchal, la amiga que tenía era mi madre. Su condición de educadora le inhibía abrazar abiertamente la política. Pero lo vinculó con mi abuela, Julia Moreno de Yánez -riojana nacida en Olta y con bienes en Catuna-. Mujer de familia distinguida, afincada en Jáchal por su casamiento con mi abuelo, Manuel Yáñez, quien visitaba asiduamente La Rioja por su parentesco e ideología política acorde con Facundo Quiroga, el "tigre de los llanos". Julia Moreno de Yáñez era una mujer de quilates excepcionales, poseedora de un temperamento exquisito, de un gran carisma, y de una capacidad de trabajo única. Sumose entusiasta a los principios que abrazaba este novel político Federico Cantoni. Es más, ambos, acompañados por la señora Rosario Alcayaga de Peñaloza, fundaron el Partido Bloquista en Jáchal. En un estudio enjundioso, el diario Crítica relata que gracias a Doña Julia se inicia en Jáchal la reivindicación de la mujer. La mujer jachallera no era una mujer cerrada, todo lo contrario. Tenía el timón y el manejo de su familia, estaba obligada a todo tipo de tareas -no sólo se circunscribía a las tareas domésticas-. Es el caso de mi abuela, que por los viajes permanentes de su esposo -llevando mulas a Bolivia y ganado a Chile- debía manejar prácticamente sola su patrimonio. Jáchal floreció con el tráfico de ganado. Los hombres de entonces debían, pues, confiar en sus mujeres la responsabilidad y conducción del hogar. Por ello se reafirmó el matriarcado, la independencia de la mujer y el nacimiento de sus derechos. Mi abuela, en sulky, salía a repartir -de su propio almacén de ramos generales- azúcar, yerba, harina y tabaco para los más necesitados. Repartía también alpargatas que mi madre tejía permanentemente. Alpargatitas que condensaban y simbolizaban la ideología bloquista. Yo era muy niña, cuando en un Ford T los bloquistas nos llevaban películas de Charles Chaplin, que gozábamos compartiendo caramelos, bollitos y empanadas obsequiados por las dirigentes. En esa época conocí a Federico. Él siempre me decía: "te tuve tantas veces en mi falda". Tal vez allí el destino me signó ser su compañera... Secundaron el accionar político de Federico y de mi abuela en Jáchal distinguidos correligionarios que quiero recordar con ustedes: - Rosario Alcayaga de Peñaloza, descendiente de los Alcayaga del valle del Elqui, Chile; emparentada con la poetisa Gabriela Mistral (su verdadero nombre era Lucila Godoy Alcayaga), más tarde Premio Nobel de Literatura. - Rosa Rivero de Rocco, madre de la esposa de Elio Cantoni (Rosa Ena). - Urbelina Rocco de Dojorti, madre de Eusebio de Jesús Dojorti (Buenaventura Luna), y cuyo esposo, Don Ricardo Dojorti, fue el primer Intendente de Jáchal. - Carmen Varas, de origen chileno, con su hija Nicolasa, madre de - Doña Petrona Noriega de Alcayaga, madre de Rosario Peñaloza y abuela de Carmen Peñaloza de Varese -de destacada actuación en el campo de la educación y la cultura-. Recuerdo también a Dominga Yáñez, Antonia Carrizo de Yáñez, Pastora Torres de Bravo (hija de Don Adán Torres, primer farmacéutico de Jáchal), Vicenta Rocco de Arnáez (madre de Argentino, Roque y Aureliano, que como tantos otros jóvenes de la época, abrazaron entusiasmados, la doctrina bloquista). Tal fue la amistad que nos unió a Cantoni que nos escapamos por milagro del asalto perpetrado a Federico en el Molino Cantoni: habíamos ido con mi madre, mi hermana Blanca y yo a visitarlo. Como la tarde se extinguía, nos fuimos en el sulky a nuestra casa, y en la esquina de El Topón, a sólo ocho cuadras, sentimos el tiroteo. Federico y sus acompañantes se salvaron de tantas balas porque se protegieron tras las bolsas de lana que habían esquilado en esos días. No obstante el parapeto, Cantoni fue herido en una pierna y trasladado a la cárcel. Fue ardua y difícil su lucha. No era fácil pregonar por los más humildes y tratar de revertir una situación legitimada por los sucesivos gobiernos conservadores. Fue Jáchal el baluarte fuerte que tuvo Federico. Mi abuela y parientes vivían presos, sobre todo cuando aparecía el Departamento inundado del Diario La Reforma, que invadía Jáchal clandestinamente. Yo, que viví todos esos escollos que tuvo que sortear, admiré su figura ciclópea. Ahora cualquiera juega a la política; en esos tiempo se jugaba la vida. Pero había una gran ventaja: era una lucha frontal; se conocía al adversario, que se manifestaba libremente, no como ahora, que esconden el puñal. Podría hablar de tantos personajes actuales a los que conozco y sé como se los ayudó... pero esos ídolos con pies de barro, que en la actualidad se creen superhombres, tendrán su merecido. Porque como dice el criollo "no hay plazo que no se venza ni deuda que no se pague".

  

Volver al Inicio

Hacedores

Debe haber algo en la geografía de San Juan que permite el
milagro de forjar hacedores, hombres y mujeres capaces de pensar
con mente abierta, sin ceñirse a dogmas cerrados, aunque sí a
objetivos innegociables: que el pueblo de San Juan crezca, se
desarrolle y aporte entonces, al engrandecimiento de la Argentina
toda. Así lo soñó Sarmiento y lo hizo. Así también lo imaginó
Federico Cantoni y lo concretó.. Araceli Bellota

1er Voto Femenino

Domingo Faustino Sarmiento,
valorizó a la mujer como participe del desarrollo de un país. Así
también lo entendio Cantoni completando la obra, en
1927, abriéndoles la puerta del sufragio provincial. Fue también
en esta provincia donde resultó electa la primera diputada de
América Latina, Emar Acosta.. Araceli Bellota

Historico

"Cantoni y el Bloquismo" bien pueden ser considerados como un eslabón clave en el proceso histórico de lo que suele denominarse en la Argentina “pensamiento nacional y popular”. Una suerte de pasaje natural entre el radicalismo y el peronismo naciente, incluso anticipandose al 17 de octubre de 1945 en más de dos décadas, cuando en 1923 presentó su candidatura desde la cárcel, y el pueblo sanjuanino lo rescató, llevándolo desde la celda hasta el mismo sillón de Sarmiento
Araceli Bellota
.